....

miércoles, 20 de enero de 2010

Desde mi Galería... La Altagracia

Vaya!!! Si ya salieron mis amigas incondicionales a darme halones de orejas por la tardanza, que sepan que no fue intencional, pero ya... que luego todo el mundo se entera que me aman con locuara jijijiji.

Ojo:

Chio espero que te vaya bien con tu barriguita.

Sonia... No te digo nada!!! Cómo es posible que no hayas terminado los tulipanes?????

Malú, Encar, Chanel, Gem... Simplemente Gracias por esperarme.

Mañana es día de la Virgen de la Altagracia, por lo que es feriado en Dominicana y como el lunes también es feriado voy a tomarme un "Fin de Semana Laaaargo" sin asistir al trabajo hasta el martes (o sease, me tomaré el viernes y el sábado de vacaciones) Por lo que no me verán por aquí en esos días y se me ocurrió dejarles el mito de la "aparición" de la Virgen de la Altagracia, que dice así:

"Monseñor Juan Pepén, en su libro "Dónde floreció el naranjo", cita el testimonio de Juan Elías Moscoso en 1907, el cual habla de un colonizador español que vivía hace más de tres siglos en la Villa de Higüey y se dedicaba a vender ganado, por lo que viajaba constantemente a la ciudad de Santo Domingo. Según Juan Pepén, en su libro, el padre, en unos de sus viajes a Santo Domingo, sus dos hijas les pidieron un encargo, su hija mayor le pidió que le comprara vestidos, cintas, encajes y otros accesorios femeninos, en cambio la hija menor, a la cual se le llamaba "La Niña", solo le pidió que le llevara la imagen de la Virgen de Altagracia, ya que ella la había visto en sueños. Para todos fue extraña la petición de La Niña, ya que nadie había escuchado hablar de tal Virgen.

Cuando el padre de las niñas, llega de regreso con los regalos de la hija mayor, le dio pena no haber conseguido la Virgen de la Altagracia para la Niña, a pesar de que la buscó por todos lados, pero no la encontró, incluso fue y preguntó a los Canónigos del Cabildo y al mismo Arzobispo, quienes le contestaron que no existía tal advocación.

Al pasar por la localidad Los Dos Ríos, se quedó a pasar la noche en la casa de un viejo amigo. Mientras cenaba con la familia, refirió el caso de la Virgen desconocida, manifestando el sentimiento de aparecerse en su casa sin llevar el encargo que le había hecho su hija predilecta.
Esa misma noche, un viejo que iba de paso, pidió posada en la casa, entonces, el padre de La Niña, estaba hablando de la Virgen, y el viejo dijo que él la tenía consigo, entonces el viejo sacó de su paquete el pergamino de la pintura de la Altagracia, y el viejo le dio la pintura de una preciosa imagen que era la de María adorando a un recién nacido que estaba en sus pies en una cuna. El padre de la Niña, fue a buscar al viejo al llegar el día, pero lo más extraño fue que el viejo jamás volvió a aparecer.

Al llegar el hombre a la casa de sus hijas, le dio los respectivos regalos a sus hijas, y La Niña al pie del naranjo que aún se conserva a pesar de los siglos, mostró a los habitantes de la zona el día 21 de enero, su soñada imagen y, desde ese momento, quedó establecido el venerado culto de la Virgen de Altagracia, confundida en sus principios con el nombre de la "Virgen de la Niña".
Juan Pepén, también cuenta que La Niña recibió a su padre en el mismo lugar donde hoy se encuentra el antiguo santuario de Higüey y que allí, un 21 de enero, al pie de un naranjo mostró a quienes se encontraban presentes la imagen, estableciendo ese día el venerado culto de la Virgen de Altagracia."

Fuente: Aquí

Que el Señor les sonría :-)

1 comentario:

Rocio dijo...

hola amiga!!! que bueno saber que te gusto leernos!! eso para que veas que si estabamos pendientes!!!
me alegro mucho de que te tomes estos dias para descansar y recuperar la energia!!! asi empezamos a pleno el año!!!
te dejo oooootro beso grande
la chio